Subscribe to my full feed.

27 junio 2008

El Dios de los mutilados

El Dios de los mutilados es la primera obra de claudio Cerdán, y se trata de una obra de fantasía con varios toques de humor sárcastico. No es la típica dragonada, aunque al principio puedas pensar eso por la composición del grupo principal, bastante estandar en su formación: paladín, arquero, hechicero, guardabosque, pícaro, un par de guerreros... pero muy atípico en sus componentes: el paladín es manco, el arquero es bizco, la hechicera es una guarrilla, el guardabosques un enano, el pícaro un ligón (bueno, esto no es tan atípico), un guerrero es un elfo valeroso, y esta casado con una mujer (debe ser el primer elfo no gay de la fantasía), mientras el otro es un borracho, pendenciero que va en busca de una muerte digna.

Precisamente, esa conjución de lo estandar con lo atípico, el dar una pequeña vuelta de rosca a los esteriotipos de la fantasía, de la llamadas dragonadas, es la seña de identidad del libro. Por que, siendo sinceros, la idea que sustenta la obra, no es nada del otro mundo, incluso en muchos momentos te da la sensación de estar leyendo una partida de rol, a saber:

Primero se nos muestra un grupo, mucho más típico, que van en busca de un tesoro perdido. Poco a poco van muriendo todos (tranquilos, no desvelo nada importante) hasta que sólo queda el bardo hablando con la entidad todopoderosa que ha aniquilado a la mayoría de sus compañeros. En vez de matarle, decide contarle una historia....

En dicha historia, tiene lugar un torneo con varias pruebas diferentes, con sus peleas en la tabernas, y sus piques entre los competidores. Evidentemente, todo el torneo simplemente era una tapadera para escoger a los mejores de cada prueba, hacer un grupo con ellos y enviarlos a recuperar un objeto todopoderoso. A partir de aquí, el viaje, peleas, batallas épicas, y demás tópicos...que siempre se ven en una partida de Dungeons & Dragons (Dragones & Mazmorras).

La gracia, y el valor que tiene Claudio Cerdán en este libro, es la manera de que esos tópicos, resulten atípicos, dos palabras que dificilmente van únidas, pero que constituyen el punto fuerte de este libro. No vamos a encontrar el típico torneo en el que gana el más guapo o el favorito del rey. No vamos a ver las típicas peleas de bar en las que los que quedan en pie se hacen amigos de por vida. No vamos a encontrar el típico viaje, ni las típicas batallas en las que sabes que nadie de los buenos va a morir, y puedes predecir el final antes incluso de que empiece, y por supuesto, no tenemos aquí a los típicos animales que vemos en cualquier otro libro.

Otro dato interesante del libro, es que en cualquier momento te puedes llevar una sorpresa monumental...sin necesidad de que se este acabando el libro, de hecho el dato más chocante, para mí, tiene lugar más o menos, en mitad del viaje. Los que me conoceis, sabreis mi animadversión por los elfos, siempre me han parecido unos personajes bastante inútiles y totalmente prescindibles, que no aportan nada a la historia, tan llenos de pureza y escondiendo su cobardía tras una supuesta habilidad con el arco (nada del otro mundo cuando tienes los sentidos más agudos que los demás...), pues bien, en este libro, el elfo me ha gustado, y mucho. Me ha parecido un personaje muy bueno y, por una vez y sin que sirva de precendente, totalmente imprescindible... evidentemente, no se trata del típico elfo xDD.

Lo mejor: la capacidad de usar los tópicos sin caer en lo típico, el humor que destilan sus personajes, lo bien desarrolladas que estan, en la mayoría de los casos, las personalidades de los protagonistas, el ritmo de la lectura, y que todo esto lo hace en menos de 300 páginas, lo que implica que no hay paja, es decir, todo lo que se dice es importante, no tiene páginas de más (puede que tenga alguna de menos incluso...). Otra cosa muy positiva es que, aunque se trate de la primera parte de una trilogía, es autoconclusiva, tiene su principio, su nudo y su desenlace, aunque este lo deja todo preparado para una continuación, para una nueva historia que contar.

Lo peor: Inevitablemente, al usar haber tantos tópicos, aunque normalmente no se caiga en lo típico, algunas cosas son facilmente predecibles (pero pocas xDD). El hecho de que al principio se parezca tanto a una partida de rol, con sus tópicos típicos, la manera de contar las cosas, el grupo estandar de una partida de D&D, puede tirar para atrás a algunos lectores que empiezan a hojearlo para ver que tal esta, aunque a mi es algo que me gusta, y tambien puede hacer que ciertos lectores se sientan "estafados" porque el resto del libro tenga poco que ver con el comienzo.

En resumidas cuentas, si estais buscando algo diferente dentro de la fantasía, os recomiendo que cojais este "Dios de los Mutilados" por que seguro que no os defraudara.

Titulo: El Dios de los Mutilados
Autor: Claudio Cerdán
Género: Fantasía
Editorial: Equipo Sirius
Colección: Transversal-Fantasía
Nacionalidad: Española

6 comentarios:

Tréveron dijo...

Ains... conseguir tópicos atípicos es terriblemente difícil... Lo atestiguo, estoy escribiendo un relato en plan Mundodisco e intento conseguir eso constantemente, y cuesta horrores...

Pero si se consigue, queda soberbio (no lo digo por mi, aun no he conseguido nada, lo digo por el señor Cerdán xD)

David Mateo dijo...

Claudio tiene una capacidad terrible para desvirtuar los tópicos. No en vano, es más escritor de género negro que de fantasía. De ahí que la novela se salga de los cánones estrictos de la Espada y Brujería.
Recomiendo fervientemente la lectura de "Los navegantes" de J.M. Vilar, otra novela que se sale de la línia típica.

luciernago dijo...

¿Y Fëanor? ¡¿Qué pasa con Fëanor?! :P

___________________ dijo...

No es la primera vez que leo una reseña sobre este libro, y todas van siendo buenas, lo pondre en el lsita de futuribles

José Antonio dijo...

Gran admirador de los negros, a sido la fantasía quién le ha dado a Cerdán la oportunidad de mostrar su crítica más ácida y su ironía más afilada en una novela de ficción fuera de lo común. Recomendada 100%

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Hola.

Os invito a leer la charla que mantuve con Claudio Cerdán

Saludos.